miércoles, 1 de julio de 2009

SATCH..EL APORTE DE RICK RICCARDI

cat’s YouTube time again, folks, and today I’ve chosen a song that many people associate with Louis Armstrong but it’s one that unfortunately never maintained a steady presence in his live shows with the All Stars: “I Get Ideas.” The song itself was originally an Argentinian tango titled “Adios Muchachos” and was written by Julio Cesar Sanders with Spanish lyrics by Cesar Felipe Verdini in 1927. The tune remained popular on the tango scene throughout the 30s and 40s but didn’t have English lyrics fitted to it until Dorchas Cochran wrote them in 1951. Tony Martin was the first to record the English lyrics in April of that year and by May, he had a hit that would stay on the charts for 30 weeks, peaking at number three according to Joel Whitburn’s somewhat dubious Pop Memories book. Peggy Lee was next, recording it for Capitol in May while Decca finally presented Armstrong with it on July 24, a seminal session that also produced the most famous version of “A Kiss To Build A Dream On.”
in November 1957, Armstrong dusted off “I Get Ideas” at a very appropriate time: a tour of South America, broadcasting it from a series of concerts in Buenos Aires, Argentina. It then disappeared again, but it made one last stand during Armstrong’s long European tour of 1959. By this point, he was ending the song by singing the original title, “Adios Muchachos,” something that probably started during the Buenos Aires concerts. Numerous versions exist from the 1959 and they’re all terrific, including the one on volume three of Storyville’s In Scandinavia series.

http://dippermouth.blogspot.com/2007/10/i-get-ideas-adios-muchachos.html








4 de julio de 1900
Un periodista descubrió que Louis Armstrong no nació en el aniversario de la independencia estadounidense

Nota del 1 del 7 de 1992. CARLOS INZILLO

Louis Armstrong no nació, como se creía, el 4 de julio de 1900: en su apasionante biografía Satchmo, el crítico Gary Giddins reveló que el trompetista nació en realidad el 4 de agosto de 1901. Al parecer, se habría adoptado esa fecha para que coincidiera con el aniversario de la independencia estadounidense y con el nuevo siglo. Giddins encontró Incluso el certificado de nacimiento de Armstrong y consiguió fotografías raras y valiosas para su libro, que puede conseguirse en Buenos Aires, en librerías especializadas. Este año, además, se cumplen treinta y cinco años de la actuación de Armstrong en el teatro Ópera, al frente de sus All Stars. Entonces se cumplió un sueño que los jazzeros locales creían imposible.

Si bien el próximo 6 de julio se recordará igualmente a Louis Armstrong por conmemorarse el vigesimoprimer aniversario de su fallecimiento, hasta hace poco tiempo se celebraba el 4 de julio cómo el día de su cumpleaños. El crítico musical e investigador Gary Giddins, en un fascinante trabajo sobre alguien del cual pudo suponerse que todo estaba dicho, encontró, en la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de la ciudad Nueva Orleáns, el certificado de bautismo, que acredita el día 4 de agosto de 1901 como el de su nacimiento, postergando los homenajes ecuménicos en un mes.

Giddins, autor también de Celebrating Bird: The Triumph of Charlie Parker, fue distinguido con varios premios y adaptó su texto como guión para un videohome, para un filme de televisión y también para un compact disc.

La vida de Satchmo, Pops o Dippermouth -por su boca grande y sus labios gruesos -tiene contornos novelescos, que se originan en su infancia. Criado por su abuela paterna, nació en un barrio pobre de Nueva Orleáns, donde la música plagaba la atmósfera. Así evocó el propio Armstrong aquellos tiempos: "Se encontraba a toda clase de personajes en Storyville, el distrito alegre... Aparte de algunos de los grandes mantenidos de todos los tiempos que vivían allí en aquella época, tenía algunos lugares simpáticos. Entonces yo no era más que un muchachito que adoraba el instrumento de King Oliver. Y estaba encantado cuando tenía que llevar carbón a casa de una prostituta que apura - ha a sus clientes en un albergue próximo al cabaret de Pete Lala... Desde allí podía escuchar la trompeta de Oliver... Estaba estupefacto... Aquel era el único medio de que disponíamos los mocosos para entrar en Storyville.

"Escuchaba con todas mis fuerzas a King Oliver ejecutar uno de sus viejos éxitos, Panamá o High Society... Dios mío ¡qué ataque! Tocaba aquello con tanta fuerza... y de golpe ¡ay!, la dama se daba cuenta de que yo seguía aún en su habitación, silencioso, mientras ella estaba al acecho. Entonces me decía: '¿Qué sucede chiquito?... ¿por qué te quedas ahí sin decir nada?'. Y me veía obligado a decirle que estaba bajo el hechizo de King Oliver y de su orquesta. Ella me contestaba malhumorada: '¡Este no es lugar para soñar, tengo que trabajar!'

"Yo volvía a casa caminando entre nubes, loco por haber podido escuchar a mi ídolo en dos temas que me subyugaban. ¡Qué orquesta organizó en casa de Lala!... ¡Cómo sonaba aquella música!... Con Henri Zeno en batería... ¡Ése era un batero!... Hacía unos redobles como apenas se pueden escuchar hoy. Lo quería todo el mundo... las prostitutas, los cafishos, los jugadores profesionales, los muchachos lieros... Estoy seguro que ustedes jamás habrán escuchado a una orquesta tocar con más swing que esos muchachos... Jamás podré explicarme cómo hacían para swingear como locos al volver del cementerio, después de haber tocado marchas fúnebres detrás de un cortejo y escuchado al predicador diciendo 'que la ceniza vuelva a la ceniza, etc...' También Lulu White era célebre en el mundo del placer en Storyville... Poseía una gran casa en la calle Basin. Se llamaba Mahogany Hall... La canción fue escrita en momentos en que era conocida por todo el mundo ......

Precisamente, la versión que grabó Armstrong del Mahogany Hall Stomp, al frente de sus Savoy Ballroom Five en Nueva York, el 5 de marzo de 1929, fue el primer disco de la colección que atesoró, privándose de algunos atados de cigarrillos, alguien que inmortalizó a Armstrong en la simpática figura de un cronopio: Julio Cortázar.

En mayo de 1977, el escritor argentino confesaba en la revista francesa Jazz Hot su incondicional admiración hacia Satchmo, evocando clásicos como West End Blues o Potato Head Blues, de la gran época de los Hot Five o el maravilloso dúo con el pianista Earl Hines en Weatherbird, todos de la década del 20.

Pero su vigencia se extendió en el primer medio siglo del jazz, con una sonoridad espléndida, basada en sus condiciones técnicas, articulando su frasco lógico y balanceando bajo su inspiración y sentido del swing. Como vocalista desarrolló un estilo similar al instrumental, con su peculiar timbre y tono emocional. Se lució al frente de su gran orquesta o de sus All Stars, con los que visitó la Argentina en 1957 y llenó el teatro ópera de la calle Corrientes por varios días, concretando un sueño casi imposible de los aficionados locales.

Armstrong recorrió el mundo corno un embajador sin cartera, más identificado con el fenómeno musical del siglo XX que ningún otro. Participó en infinidad de filmes y atrapó, desde la inmortalidad, a una nueva generación con What a Wonderful World, una canción que quiere la paz, como la quiso Satchmo toda su vida.

Créditos Biografía
- Obtenida de: Purohumo

FM URQUIZA

FM URQUIZA
click en la imagen para escuchar

visitantes desde 05.06.2009

CONTACTO

rpjazzfiles@gmail.com

oscar

oscar
.

COLUMBIA RADIO UNIVERSITY

COLUMBIA RADIO UNIVERSITY
click en la imagen para escuchar

"no son todos los que estan...ni estan todos los que son..."