martes, 21 de abril de 2009

ENRIQUE VILLEGAS:PORGY AND BESS



Texto de la contratapa de “Porgy & Bess”:
Conocer a Enrique, y tratar con él, comercial o socialmente, es una caja de sorpresas, porque aunque a muchos no les guste o
no le crea, es realmente un tipo anticonvencional, pero por sobre todas las cosas es un hombre que busca su libertad, pero no
una libertad utópica hecha a base de concesiones, sino aquélla a la que se llega a través de la lucha contra el medio y
contra uno mismo, para poder expresarse, para poder sacar afuera toda la mufa, el sentido del humor, la imaginación, la
agresividad, la bronca, la ternura.
Para Enrique vivir no significa un mero acto biológico, sino un compromiso y un desafío, y es tal vez por eso, que logra
trascender como quizás ningún otro músico de jazz en la Argentina, aún en aquéllos a los que no les gusta el jazz.
Hace unos meses, se abrió la puerta de nuestras oficinas y entró una aplanadora disfrazada de Villegas, que nos venía a
contar que "tenía" que grabar Porgy & Bess. Habló una hora, nos contó todo lo que pensaba hacer con esta obra y se fue. Así
nomás como es él, sin protocolos. Muchos días después apareció otra vez y gritó furiosamente que ya estaba listo y que lo iba
a hacer con contrabajo el viernes 15 de noviembre a las 20hs. en los Estudios Ión, y que le hiciéramos transportar su piano
hasta el estudio porque sino no grababa, y se fue. El famoso viernes 15 apareció, como siempre una hora antes por el estudio
sin el contrabajista, por supuesto, ya que había decidido hacerlo solo. A las 20:30 empezó a grabar y a las 22:30 había
terminado. Se cambió su increíble remera de grabar y se fue. Pero esta vez no se fue a la casa sino que se fue a Estados
Unidos.
A través de esta semblanza Uds. seguramente pensarán que Enrique está rayado. Afortunadamente sí, está rayado, pero con una
rayadura que le hace llegar a resultados tan sorprendentes como estas grabaciones, donde paradójicamente se nota que no está
rayado, sino que es un músico tremendo, pero por sobre todas las cosas tremendamente auténtico y que frente al fenómeno de la
vida, que él condensa musicalmente tiene una lucidez que mete miedo.
Al escuchar los resultados que provoca Enrique con su música, uno comprende que es un tipo con sentido común, que
nada de lo que hace o dice es caprichoso o arbitrario, que todo lo que en él tiene un orden; que, en definitiva, es un tipo
coherente, más bien aplastantemente coherente. Tal vez lo que sea tan discutido de él es la valentía de decir y vivir las
cosas que los demás no se atreven tan siquiera a pensar. ¡Ah! y además las toca.
Había elegido estos diez temas, y estaba fundamentalmente preocupado en expresar el sentido, el clima exacto que de la obra
se extrae, no tomar los temas como una combinación de sonidos, que aunque la teoría lo diga no tiene nada que ver con la
música, sino fundirse con todo el dolor y la angustia de esta obra, cada día más vigente, más actual, y no solamente desde el
punto de vista dramático sino también musical.
Se sentó al piano y grabó la primera toma, que en nuestro disco es el Lado 1, pero se olvidó de tocar uno de los temas que se
había propuesto (I wants to stay here) por lo cual con mucha pena se preparó para una segunda. La primera estaba tan lograda
que insistí para que antes de decidir nada lo escucháramos en su totalidad. En medio de la impresionante mística que rodea
cualquier cosa que haga Enrique, del silencio enorme con que estábamos gozando plenos de toda esa música, matizado con algún
grito de alguno de nosotros, se nos ocurrió juntos la misma idea y empezamos a hablar a la vez: ¿Por qué no hacemos una
segunda toma, incluyendo el tema olvidado, y lo poníamos como Lado 2? Veinticinco minutos después Porgy & Bess, Villegas, el
Jazz y nosotros estábamos consumados.
Tal vez, antes de escuchar las dos caras del disco, a Uds. les pueda parecer arbitrario todo ésto, pero estoy seguro que
después van a estar de acuerdo.
Si no lo estuvieran, vuélvalo a escuchar siete u ocho mil veces más; si aún no están de acuerdo tírenlo o tírense Uds.,
váyanse de las cercanías del jazz y rápido porque les va a costar muchos disgustos.
Enrique trató aquí de demostrar que además de una hermosa técnica, de un hermoso piano y de un enorme bagaje de conocimientos
musicales, de un metier logrado a través de cuarenta y cinco años con la música, tiene IMAGINACIÓN, VIDA Y GANAS.
Por supuesto lo logra ampliamente. ¿No creen?
Notas de OSCAR LOPEZ RUIZ

LADO 1- Introducción- Summer-time- My man's gone now- Oh, I got plenty o'nuttin'- Bess, you is my woman now- It ain't necessaraly so- There's a boat dat's leavin's soon for New York- Bess, Oh where's my Bess- Oh lawd, I'm on my way

LADO 2- Introducción- Summer-time- My man's gone now- Oh, I got plenty o'nuttin'- Bess, you is my woman now- It ain't necessaraly so- I wants to stay here- There's a boat dat's leavin's soon for New York- Bess, Oh where's my Bess- Oh lawd, I'm on my way
rapidshare.com/files/125410895/EnriqueVillegas-PorgyAndBess_cassette_.rar

FM URQUIZA

FM URQUIZA
click en la imagen para escuchar

visitantes desde 05.06.2009

CONTACTO

rpjazzfiles@gmail.com

oscar

oscar
.

COLUMBIA RADIO UNIVERSITY

COLUMBIA RADIO UNIVERSITY
click en la imagen para escuchar

"no son todos los que estan...ni estan todos los que son..."